Causas legales para desheredar a un familiar

abogados de Majadahonda

Una parte nada desdeñable de las cuestiones que preocupan a las personas que buscan abogados de Majadahonda tiene que ver con el campo del derecho sucesorio. Se trata de un área en la que los conflictos son tristemente habituales, y conocer algunos fundamentos legales al respecto nunca está de más para prevenir problemas y malentendidos. Una consulta que a veces nos hacen llegar los clientes tiene que ver con los motivos que permiten desheredar a un legatario legítimo.

Lo cierto es que esa posibilidad está expresamente regulada en el Código Civil, que recoge las causas legales a partir de las cuales una persona puede acudir a nuestros abogados de Majadahonda y establecer en su propio testamento la desheredación de alguno de sus sucesores. Los artículos 852, 853 y 854 de dicho cuerpo legal explicitan, respectivamente, las causas atribuibles a descendientes, ascendientes y cónyuges. Vamos a resumirlas.

  • Causas para desheredar a un descendiente: negar los alimentos al testador, haberlo maltratado o injuriado gravemente.
  • Causas para desheredar a un ascendiente: haber negado los alimentos, haber perdido la patria potestad o haber atentado contra la vida del otro pariente.
  • Causas para desheredar a un cónyuge: haber negado los alimentos al testador o a los hijos, haber atentado contra su vida, haber incumplido “grave o reiteradamente” los deberes conyugales o haber incurrido en causas que conllevan la pérdida de la patria potestad.

Hay que tener en cuenta que en caso de una reconciliación estas ofensas dejan de considerarse motivos válidos y, de hecho, también quedan sin efecto las desheredaciones que hubieran sido realizadas.

Por otra parte, existen una serie de “causas de indignidad” que se recogen en el artículo 756 y que hacen a los responsables de las mismas incapaces de suceder. No solo se trata de causas legítimas para desheredar, sino que cualquier disposición testamentaria a favor de personas que incurran en estas causas sería considerada nula, a no ser que el hecho fuera conocido por el testador.

Entre esos casos que se indican en el 756 encontramos:

  • El abandono, prostitución y corrupción de hijos
  • La condena por atentar contra la vida de familiares
  • La acusación calumniosa al testador por delitos de prisión
  • Conocer y no denunciar en el plazo de un mes la muerte violenta del testador
  • Haber obligado a la redacción o modificación del testamento mediante amenaza, fraude o violencia.
  • Haber impedido la redacción del testamento o haberlo ocultado por los mismos medios arriba citados
  • En el caso de testadores con discapacidad, no haberles prestado las atenciones debidas.

Puedes contar con Fúster & Olabarri para disfrutar del mejor consejo profesional en todo lo relacionado con la redacción de su testamento, de forma que todo quede debidamente estipulado.