¿Qué papel desempeña el procurador en un divorcio?

En nuestro bufete de abogados en Majadahonda nos hemos encontrado, en muchos casos de divorcio, con dudas por parte de los representados en lo que se refiere a la figura del procurador. Suele sorprenderles que sea necesaria su intervención y, también, quieren saber cuál será su papel. Estas dos cuestiones se repiten con frecuencia, a grandes rasgos se desconoce la utilidad del procurador, que puede resultar muy beneficiosa en los diferentes procedimientos.

Vamos a aprovechar este espacio para aportar luz sobre todas estas incógnitas. Al igual que ocurre con los letrados, un procurador está licenciado en derecho, pero las funciones de ambos serán de carácter muy diferente. Mientras que el abogado se encarga de la defensa de los derechos de su cliente, el procurador es un colaborador de la Administración de Justicia y se encargará de mejorar su funcionamiento y agilizar los procesos.

Esta no es la única tarea de esta figura legal, pero sí será relevante. La función más destacada del procurador será la representación. Mediante un documento notarial o un apoderamiento concedido por el letrado de la Administración de Justicia, el procurador podrá recibir las resoluciones judiciales, evitando al cliente tener que acudir personalmente al juzgado para recibir la notificación.

En Fúster & Olábarri estamos acostumbrados a trabajar con el procurador y es destacable que se trata de un rol de gran ayuda en los procedimientos de divorcio. Esto es así, ya que se encarga de ciertas tareas que contribuyen a agilizar tanto el procedimiento como la resolución del caso. Además, ejecutan todas estas tareas con las competencias necesarias por lo que no habrá lugar al error. Entre sus funciones en un caso de divorcio podemos destacar las siguientes:

  1. Se responsabilizará de la tramitación del procedimiento

  2. Se encargará de presentar los escritos

  3. Realizará los traslados a todas las partes involucradas en el proceso

  4. Efectuará las notificaciones precisas

  5. Estará al tanto para respetar los plazos establecidos

En definitiva se encargará de estar al tanto y respetar todas las fases del proceso, agilizándolo al máximo. Además de presentar los escritos, se encargará de realizar el seguimiento oportuno, subsanando todos los problemas que puedan surgir. En otras palabras, podemos decir que representa al cliente durante el procedimiento, dominando a la perfección el lenguaje y los procesos judiciales.