¿Cuándo prescribe un delito?

prescripción de los delitos

En este nuevo post queremos abordar un tema por el que seguro que te has preguntado más de una vez al leer en los medios noticias del ámbito judicial. Nos referimos a la cuestión de la prescripción de los delitos.


¿Qué quiere decir que un delito prescribe? Pues que desaparece cualquier responsabilidad penal después de que transcurra determinado tiempo sin que se inicie un proceso penal o cuando este quede paralizado durante cierto periodo de tiempo.

Nuestro Código Penal fija unos plazos de prescripción, modificados tras la última reforma de 2015. Si los nuevos plazos de prescripción difieren de los anteriores se aplicarán los más beneficiosos. En España, el plazo de prescripción de delitos es de obligado cumplimiento por los juzgados, es decir, de aplicación de oficios.

 

Plazos de prescripción

El artículo 131 del Código Penal establece varios plazos, según la pena máxima del delito, que empiezan a contar desde el mismo día en que se comete el hecho delictivo. Los plazos son los siguientes:

  • A los veinte años, cuando la pena máxima sea prisión de quince o más años.

  • A los quince, cuando la pena máxima sea inhabilitación por más de diez año o prisión por más de diez y menos de quince años.

  • A los diez, cuando la pena máxima sea prisión o inhabilitación por más de cinco años y que no exceda de diez.

  • A los cinco, los demás delitos, excepto los delitos leves y los de injuria y calumnia, que prescriben al año.

 

Algunas excepciones

Hay delitos que no prescribirán en ningún caso, como los delitos de lesa humanidad y de genocidio, los delitos contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armado y los delitos de terrorismo si han causado la muerte de una persona.

Además, si la víctima es menor de edad en delitos como tentativa de homicidio, aborto no consentido, lesiones, trata de seres humanos, contra la libertad, torturas y delitos contra la integridad moral, la libertad e indemnidad sexuales, la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio, las prescripción de los delitos se computa desde el día en que pase a ser mayor de edad.