¿Qué delitos en Internet se cometen en España?

abogados en Majadahonda

No siempre resulta fácil establecer qué constituye un delito en Internet y qué no ¿podemos descargar libremente música? ¿Y películas? Si nos paramos a pensarlo, posiblemente nos sorprenderá el hecho de que cosas que hacemos con normalidad puede estar incurriendo en un delito. Lo mismo ocurre con nuestro día a día, tampoco siempre tenemos claro que una determinada acción es un delito. Como abogados en Majadahonda te contamos que Internet sólo es una parte más de nuestra sociedad y, por lo tanto, se rige por las mismas normas y leyes que nuestro día a día.

Según el último informe sobre criminalidad en Internet en España, la ciberdelincuencia en Internet continúa en aumento. A pesar de todo, esto es entendible ya que a medida que se universaliza el uso de este nuevo medio de comunicación, es normal que aumente el número de delitos en la red. Los delincuentes han encontrado un nuevo universo donde cometer sus fechorías, quizá por esta razón las medidas de seguridad online se han incrementado en los últimos años, al fin y al cabo muchos de nuestros datos e información relevante se encuentran aquí.

Según el citado informe del Ministerio del Interior, el número de denuncias por delitos en la calle sigue siendo muy superior al de los que se cometen en Internet. Pero, uno de los principales motivos para que esto sea así tiene que ver con el desconocimiento de la población de lo que constituye un delito en la red. Por ejemplo, las injurias constituyen un delito por igual, se produzcan donde sea.

Desde Fúster & Olábarri queremos presentarte los nuevos delitos en Internet que se desprenden de la última modificación del código penal:

  • Ciber acoso.
  • Revelación y descubrimiento de secretos.
  • Accesos a sistemas de información y bases de datos ajenas, causando o no daños en las mismas.
  • Delitos contra la propiedad intelectual.
  • Abusos sexuales a menores.

Si tienes cualquier duda, siempre puedes solicitar asesoramiento legal. Aunque, a grandes rasgos, podemos decir que las reglas del juego serán exactamente las mismas que seguimos en la sociedad y en nuestra rutina diaria. Sólo hay que aplicar un poco de lógica para entenderlo mejor.