¿En qué casos puedo perder la custodia de mis hijos?

abogados en Majadahonda

Resulta evidente que cuando pesa sobre un padre una acusación de malos tratos sobre los hijos es posible que pierda la custodia de los menores. Es, sin duda, una razón de peso, pero no es la única. En nuestro bufete de abogados en Majadahonda sabemos que estos litigios se dan con frecuencia, por ello queremos aprovechar esta entrada para exponer otros motivos que pueden desencadenar esta consecuencia legal.

En primer lugar, conviene tener en cuenta que la guardia y custodia de los hijos es el deber y derecho de los padres de cuidar y proteger a los menores. Hablamos de un derecho, resulta evidente que una familia tiene derecho a permanecer unida y verse con frecuencia. Por todo ello, la decisión final para quitar la guardia y custodia a un progenitor tiene que estar razonada y justificada. Muchas veces la causa no es otra que considerar que la relación no resulta beneficios para los hijos.

Razones para perder la custodia de los hijos

  1. Conducta nociva de un progenitor. Cuando la persona que cuenta con la guardia y custodia de los niños presenta una conducta que pueda poner en riesgo a los menores podría terminar por perderla. Esta resolución también será efectiva cuando sea la nueva pareja del progenitor quien genere la situación de peligro. La decisión puede prolongarse hasta que se considere que la situación nociva para los pequeños ya no existe.
  2. No cumplir con el deber de cuidado y manutención de los hijos. Las negligencias en estos aspectos son otro de los motivos de peso para perder la guardia y custodia de los hijos. En este apartados intervienen factores como la higiene, la cobertura médica, la manutención o la escolarización de los menores.
  3. Malos tratamos al cónyuge. Cuando uno de los progenitores ejerce malos tratos sobre el otro y a la víctima se le conceda una orden de alejamiento, es posible que el juez interprete que ha habido delito de violencia física o psíquica, cuestiones que incapacitan a la persona condenada a la crianza de los hijos.

Un divorcio nunca resulta sencillo, ya que supone un importante impacto emocional y muchas cuestiones que zanjar. Por este motivo, siempre es necesario contratar un buen abogado que nos guie y asesore en material legal en todo lo necesario. Si necesitas un letrado para un caso de familia, Fúster & Olábarri tu bufete en Majadahonda, es la mejor opción.